Asociación de Vecinos Gran Vía Sur - Puerto

11 de Junio de 2017

El Ayuntamiento de Alicante da diez días a las empresas de graneles para que pidan la licencia municipal

El vicealcalde, Miguel Ángel Pavón, rechaza la fórmula de la declaración responsable propuesta por las mercantiles del Puerto, al que el edil ya reclamó sin éxito a finales de 2015 que solicitara la autorización

f. j. benito 

El vicealcalde de Alicante y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha dado un ultimátum de diez días a las tres empresas que mueven graneles en el Puerto para que soliciten la licencia municipal ambiental y no una declaración responsables como pretendían las mercantiles. Pavón, que asegura tener competencias para detener la actividad en los muelles, quiere abrir, así, un proceso de participación pública (alegaciones) y contar con más argumentos a la hora de exigir a la Autoridad Portuaria de Alicante que exija que el movimiento de cemento, clíncker, carbonato sódico e incluso azufre (graneles que pasan por el muelle 17) se realice en naves cerradas, tal como reclaman los vecinos y el propio vicealcade, cuya valoración del tema es diametralmente opuesta a la del alcalde Echávarri.

         

El Ayuntamiento de Alicante da diez días a las empresas de graneles para que pidan la licencia municipal

La polémica sobre la necesidad de una licencia municipal para mover los graneles se arrastra desde finales de 2015 cuando Pavón la pidió al Puerto. Los servicios jurídicos portuarios determinaron que debían ser las empresas y el tema quedó aparcado tras aprobar el Consell una autorización provisional el año pasado. Ahora, Pavón insiste con las empresas.

El edil de Urbanismo aceptó el «parche» temporal del Consell de autorizar provisionalmente la actividad hasta final de año pero tampoco las tiene todas consigo en el sentido de que al final la Conselleria de Medio Ambiente vaya a a exigir las naves cerradas si se confirma que la emisión de partículas a la atmósfera supera los niveles permitidos por la legislación.

«Hemos requerido a las empresas que desistan del procedimiento de la declaración ambiental y pidan la licencia municipal ambiental. Espero que haya muchas alegaciones pidiendo las naves cerradas en depresión porque eso nos dará argumentos para poderlo exigirlas, ya que no lo pide la Conselleria. Bueno, sí lo exige pero abre la puerta a que no se haga, por lo que debemos empujar en ese sentido», subraya el concejal y consejero del Puerto de Alicante. «Las naves son la solución al problema como hay en otros puertos de España y si el Gobierno central tiene que invertir que invierta en Alicante, no que nos castigue contínuamente».

El Puerto de Alicante ha modificado este año, incluso, el protocolo del movimiento de carbonato sódico en los muelles para evitar que se vuelva a producir una situación como la que sembró hace un mes la alarma en el colegio Benalúa y en los vecinos del entorno portuario al producirse una nube espectacular de polvo blanco que alcanzó el colegio y muchas viviendas, y llegó a movilizar al Seprona y la Policía. La operativa se para cuando el viento supera los 20 km/hora.

La Asociación de Consumidores y Usuarios José María Mena, que representa los intereses de la Plataforma de Afectados por el Movimiento de Graneles en la denuncia contra el Puerto de Alicante, ha remitido, por su parte, un informe al Juzgado de Instrucción 7 de Alicante en el que advierte de que el estudio del Instituto Universitario de Ingeniera de Procesos Químicos de la Universidad de Alicante -publicado por este periódico en abril- deja entrever que sí existe contaminación del aire en la emisión de partículas a la atmósfera.

El letrado de la plataforma advierte en su escrito que los datos se tomaron en los medidores de Benalúa, a 500 metros del foco de emisión, lo que indica que en dicho foco el nivel de contaminación se multiplica, de tal modo que puede triplicar el nivel máximo establecido por la ley, según los afectados.

Según el Plan de Mejora la Calidad del Aire de Alicante las actividades que se desarrollen a una distancia igual o inferior a mil metros de cualquier núcleo residencial deben estar en un valor medio diario de 40 microgramos/metro cúbico con un valor máximo diario de 50 para las partículas PM10. El equipo del colegio Benalúa midió 20,1 microgramos de media, con 0,9 de mínimo y 40,9 de máximo en una época del año (noviembre/diciembre) poco proclive a que el viento impulse el polvo hacia la ciudad.

Esta misma semana, los operarios del Puerto tuvieron que volver a detener la operativa que se desarrollaba en el muelle 17 al levantarse rachas de viento y medirse en la estación del Parque del Mar niveles de 168 microgramos por segundo. «Es increíble que no haya habido hasta ahora ni un gesto de Pavón, ni del alcalde que gobierna en tripartito ni del concejal Bellido que ante éste y otros problemas ambientales graves de esta ciudad», lamentaba este semana José Santamaría, portavoz de la Asociación de Vecinos Gran Vía Sur-Puerto.

 

CANAL AVV EN YOUTUBE

Tenemos 5 visitantes y ningun miembro en Línea

Este sitio web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación y otras funciones. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para conocer cómo navegan e interactúan los usuarios, incluyendo analíticas y marketing. El consentimiento para su instalación se entenderá otorgado mediante la aceptación, la interacción sobre la página o seguir navegando por ella. Ver política aquí