9 de Abril de 2018

 Los vecinos del Puerto denuncian ante el Síndic dos vertidos de suelo tóxico

Aparte del suelo contaminado junto al IES Mare Nostrum, apuntan al enterramiento de los 20.000 m3 de lodos procedentes del Barranco de las Ovejas

Los dos vertidos se sitúan junto a las viviendas y a cuatro centros educativos Creen que carecen de autorización y de procedimiento administrativo

 

Los vecinos del Puerto de Alicante han elevado una petición al Síndic de Greuges para que investigue lo que consideran una «vulneración de la normativa que regula la gestión de residuos y suelos contaminados» en dos zonas de los barrios de San Gabriel y Gran Vía Sur, muy cerca de las viviendas y de cuatro centros educativos.

 

La solicitud de la Asociación de Vecinos Gran Vía Sur-Puerto alerta de «posibles delitos ambientales y contra la salud pública» y está acompañada por la documentación que ya remitió esta entidad -junto a Ecologistas en Acción y a la Asociación de Consumidores (OCU) José María Mena- al Ayuntamiento de Alicante, alertando de estos hechos en abril del pasado año.

 

La primera de las situaciones que denuncian atañe al Instituto de Educación Secundaria (IES) Mare Nostrum, en cuyos terrenos se situaba anteriormente la fábrica de fertilizantes La Cross.

 

Aunque entre 1998 y 1999 se inició la descontaminación de los residuos tóxicos del patio de este centro educativo y se aprobó un plan para evacuar 5.500 metros cúbicos de tierra afectada a la planta de tratamiento de Cartagena -tal y como obliga la normativa por su toxicidad-, al parecer esto no se llevó a cabo y el material contaminado se enterró a tan solo 25 metros del instituto, envuelto en material plástico.

 

Las lluvias torrenciales del pasado año sacaron a la luz esos residuos, tal y como registraron fotográficamente. Sin embargo -indican- la respuesta del consistorio -a través del jefe de servicio de Medio Ambiente, Manuel Martínez Marhuenda- fue que «la situación no presenta ningún problema», según explican en su carta al Síndic los vecinos, que consideran «clamorosa» dicha afirmación. Este técnico les informó, no obstante, de que había dado traslado a la Conselleria de Medio Ambiente, por ser la Administración competente.

 

La entidad subraya además que el jefe de departamento de Protección Ambiental, Juan Luis Berasaluce, les comunicó que no se conocía el titular de los terrenos donde aparecieron las bolsas y les aseguró -indican- que el material tóxico está confinado en bloques de hormigón, algo que ellos consideran «falso», según les consta en las fotografías realizadas.

 

Aunque este técnico sí valoró la posibilidad de roturas o perforaciones de las láminas de polietileno, consideró por otra parte que «la situación de confinamiento era normal», apuntan en su queja. Propuso además informar a la Generalitat, reparar la valla y señalizar la prohibición de paso.

 

Según la AAVV Gran Vía Sur, hasta la fecha «no se ha tomado ninguna de esas medidas» y tampoco han recibido contestación ninguna por parte de la Conselleria de Medio Ambiente. En definitiva, «la situación es exactamente la misma que cuando se informó al Ayuntamiento», dicen.

 

Lamentan además el tono de «superficialidad» y la «falta de interés» que detectan en los correos enviado por el jefe de Protección Ambiental del consistorio a la Conselleria de Medio Ambiente, «acusando a la AAVV de 'beligerancia', de desconocer el problema y de crear alarma innecesaria».

Barranco de las Ovejas

Por otra parte, los vecinos comunican en su reclamación al Síndic de Greuges que también pusieron en conocimiento del Ayuntamiento de Alicante un segundo enterramiento de material tóxico en el entorno del mismo IES Mare Nostrum y del colegio El Palmeral, consistente en aproximadamente 20.000 metros cúbicos procedentes del dragado de la desembocadura del Barranco de las Ovejas en 2012.

Según denuncian en este escrito, «estos materiales proceden de la acumulación durante más de 30 años de vertidos fecales ilegales por el aliviadero de dicho barranco por parte de la empresa Aguas de Alicante, ante la pasividad y consentimiento del Ayuntamiento, responsable último de la red de saneamiento de la ciudad».

Aseguran además que sobre estos enterramientos «irregulares» no consta en la documentación que les remitió la Asesoría Jurídica del consistorio «ningún expediente de autorización administrativa», lo que lleva a pensar a los vecinos que «fueron realizados de forma clandestina».

Asimismo, llaman la atención acerca de la gran cantidad de material fecal sedimentado, «consecuencia de años de vertidos procedentes del aliviadero del Barranco». Creen que esta colmatación está poniendo en riesgo la correcta evacuación de aguas torrenciales -objetivo por el que se adecuó esta canalización- y por ello avanzan que presentarán queja sobre este asunto, ante la «falta de medidas por parte del consistorio y de la empresa».

Según la entidad vecinal, estos soterramientos agravan los diferentes tipos de contaminación ambiental a la que está sometida la zona, también afectada por la «conocida contaminación atmosférica producida por la carga y descarga de graneles tóxicos del Puerto de Alicante».

Respecto a los soterramientos, en ambos casos reiteran al Síndic sus sospechas de que no existe autorización ni procedimiento que los haya permitido y le instan a investigar, ante la «pasividad» de las Administraciones. La AAVV ha avanzado que, paralelamente, preparará las actuaciones judiciales pertinentes.

 

 

 

 

 

CANAL AVV EN YOUTUBE

Tenemos 107 visitantes y ningun miembro en Línea

Este sitio web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación y otras funciones. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para conocer cómo navegan e interactúan los usuarios, incluyendo analíticas y marketing. El consentimiento para su instalación se entenderá otorgado mediante la aceptación, la interacción sobre la página o seguir navegando por ella. Ver política aquí